El área de Pastoral contribuye a la labor educativa aportando pistas, criterios y acciones para reconocer la semilla de Cristo que hay en cada uno(a) y desplegarla integralmente en la maduración de un proyecto de vida conforme al Evangelio. Por lo tanto, el objetivo de la Pastoral es procurar:

- Una formación integral, con Jesús como modelo y vocación de hombre, que llama a todos(as) a estar y trabajar con Él para dar Nueva Vida a la Iglesia y al mundo de hoy. Esto implica, formar a jóvenes, que en el horizonte de la espiritualidad ignaciana, encuentren a Dios en su vida y desarrollen eclesialmente una experiencia de seguimiento personal de Jesucristo. Para ello se requiere desarrollar en nuestros niños, niñas y jóvenes un espíritu crítico, discerniente, inquieto, reflexivo, compasivo y profundamente conectado con su mundo interior.

- Una formación en el mundo que dé testimonio de una vida “al estilo de Jesús” (vida eucarística y cristianismo adulto), con sentido y deseo de trabajar por el Reino de Dios como hombres y mujeres para y con los demás. Esto implica formar jóvenes insertos en la sociedad, dialogantes, abiertos a las distintas realidades y personas que la forman, enviados a promover la fe del Evangelio, la justicia social y el amor a los pobres.

Definición tomada del documento “CARACTERIZACIÓN Y MISIÓN DE LA PASTORAL EN LOS COLEGIOS IGNACIANOS Y JESUITAS” (REI 2014)

  • Trabaje con nosotros